sábado, 23 de julio de 2011

Solas

Las farolas se derriten, la luna se fragmenta engendrando casi una nueva luna.
Yo, mientras, necesito mi soledad, huyo hacia mi rincón.
Otra noche vallecana más que parece querer huir de sí misma rumbo del amanecer.

Afuera, Vallecas.



Adentro, yo.





Solas las dos.



Lejos de todo, Madrid.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada