sábado, 18 de junio de 2011

El pasaje

Aquello de billete es que se me ha pegado de los godos.
Tengo que decir que me ocurrió lo de la asistolia una hora después de comprar el pasaje. Cualquier persona mínimamente supersticiosa no se iría.
En fin, que ya está, 27 de septiembre. Quedan tres meses. Nada.
27 de septiembre, mi día, mi día de llegar a Galicia, que igualmente fue mi día de abandonar Galicia, es también mi día de irme a México. Cualquier persona supersticiosa escogería ese día para marcharse.
Neutralizada la cosa, me marcho. Pero no porque esté neutralizada, porque me marcharía igual.
Sólo espero que el avión no caiga de cabeza en medio del Atlántico. Lo demás, me da todo igual.

Esto para ahuyentar a los fantasmas:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada